domingo, 14 de junio de 2009

CONFESIONES DE UN ÁRBOL

Antes de ser un hombre
yo he sido un árbol bueno
sobre cuyas ramas creció por temporadas
la tarde con sus sombras.
En aquel entonces tenía mis propios tallos
y mis propias raíces
y servía de parque a los jilgueros.
Y no me molestaba cuando los enamorados
encorazonaban mi corteza
para cruzar con flechas sus sueños
en los míos.
Era un árbol firme
y nada me importaba mas que ver mis frutos
venciendo el hambre de los niños.
No recogía uvas de los espinos
ni higos de los abrojos.
Tenía un alma vegetal infinitamente sensitiva.
Y eso lo sabían los grillos que orquestaban
mis fiestas coloquiales.
Era yo árbol para todos. Tronco vegetal
callado y majestuoso.
Pero sobre mi savia crecieron mis viejas ilusiones
y mis iras.
Y me elevé al infinito irrigado por el llanto
del mismo firmamento,
y resistí estoico las ingratitudes del clima
y sus tertulias.
Era yo un árbol, con ganas de ser árbol.
Mi idioma era el idioma que hablaban en secreto
los geranios,
y yo era para ellos como un hermano grande
rodeado de eucaliptos y gardenias.
No sé si he sido un roble
o acaso un guayacán de verdes hojas.
Sólo sé que me placía servir de sombrilla
a las calandrias.
Hube de conocer entonces muchas cosas.
Y a veces sentía ganas de levantar mis raíces
y echarme a volar con las gaviotas,
y como era silvestre me atraía la magia de los campos
y me gustaba compartir mis soledades con la tarde.
No me van a creer, pero yo,
antes de convertirme en transeúnte
-siendo árbol silente y majestuoso-
tenía el corazón de un ser humano.

6 comentarios:

  1. Bellísimo poema.

    Dado que nuestro común apellido es derivado (del de Dios ayuda), estamos emparentados en algún grado remoto, si bien Ud. se ha quedado con la parte del león del talento lírico de la estirpe (un servidor sufre una contumaz arritmia métrica que no le permite pergeñar otra cosa que prosa escrita en renglones chiquitos).

    Un fraternal abrazo desde España.

    ResponderEliminar
  2. Bellísimos poemas y excelente interpretación. Aplausos y un gran abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias, CARLOS!
    Acabo de encontrar un gran tesoro:

    "...Hube de conocer entonces muchas cosas.
    Y a veces sentía ganas de levantar mis raíces
    y echarme a volar con las gaviotas,
    y como era silvestre me atraía la magia de los campos
    y me gustaba compartir mis soledades con la tarde.
    No me van a creer, pero yo,
    antes de convertirme en transeúnte
    -siendo árbol silente y majestuoso-
    tenía el corazón de un ser humano."

    Maravillosa fusión con la naturaleza.
    Un fuerte abrazo desde, España.

    ResponderEliminar
  4. Yo soy un hombre común y desea publicar mis cartas, además de mi casa.
    Yo no hablo español, pero voy a utilizar los recursos de traducción para la comunicación con usted.
    Tengo poemas, cuentos y ensayos.
    Le pido que lea uno, sólo uno.
    Y si usted lee dice algo distinto, como quieras (sonrisa).

    Un saludo y mis mejores deseos: Jefhcardoso

    ResponderEliminar
  5. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    TE SIGO TU BLOG




    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...


    AFECTUOSAMENTE
    CARLOS GARRIDO CHALÉN

    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DEL FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  6. Precioso accidente que inicia mi mañana barcelonina: encontrar este hermoso poema dedicado a los árboles, mis guías, aquellos que me conectan con el infinito firmamento. Mi admiración por Vd. maestro y descubrir que Vd. ya estaba entre mis amigos...cibernéticos. Como contrapartida a esta hermosa lectura comparto con Vd. un relato que escribí a cuenta de los árboles y las confusiones. Es un cuento dedicado a estos adolescentes actuales que muy a menudo, enfrascados en sus móviles y aparatos, se pierden esta belleza que tan necesario es que ellos conserven. http://blixenlamujerdelaspalabras.wordpress.com/2013/04/11/el-arbol-de-la-confusion/. Espero que le guste. Un afectuoso saludo, Bettina Ruiz

    ResponderEliminar